martes, 23 de septiembre de 2014

DEP Esteban

Lamentablemente, como indicábamos en la anterior entrada, un campo de fútbol se volvió a cubrir de lágrimas por la muerte de un chaval de 16 años mientras practicaba su deporte favorito, fútbol.

Esta vez sucedió en Murcia, y la pregunta de si se podría haber hecho más con otros medios, como un desfibrilador, quedará en el aire una vez más; no podemos ser ajenos a esta problemática, sobre todo tras vivirlo en primera persona.
Desde este espacio, vuelvo a insistir en la importancia de dotar nuestras instalaciones deportivas y al personal al cargo, de medios técnicos y conocimientos suficientes para afrontar una situación límite y de emergencia vital.

Es muy triste que tras más de 5 años, todavía no se hayan adoptado las oportunas medidas para Espiñedo y el pabellón Paco Chao a pesar de estar comprometidas por los cargos políticos. 

Para nuestra seguridad, loable que en Espiñedo cuando juega el Arenteiro se posicione una ambulancia de la Cruz Roja con medios técnicos, pero...¿y los fines de semana en la Uceira, cuando juegan los demás equipos de base y de Carballiño?

1 comentario:

  1. ESO SI, LA SUBVENCIÓN PARA EL ARENTEIRO PARA PAGAR SUS RUTILANTES FICHAJES NO FALLARÁ

    ResponderEliminar