jueves, 21 de abril de 2011

Copa del Rey

18 años después el Real Madrid gana un torneo que se le atragantaba sistemáticamente llegando algún jugador a no comprender cómo era posible; en el camino se quedaron Raúl o Zidane sin poder levantar una Copa del Rey, del que tenemos, que recuperó ayer noche el prestigio que tantos dicen había perdido.

En cuanto al fútbol visto en la final, puede dar para muchos análisis y en todos quedarán pinceladas por analizar, pero lo que sí es cierto es que, desde mi humilde opinión, ayer vimos fútbol, diferentes propuestas, pero ambas merecedoras de ser calificadas como fútbol de gran calidad, gustos a parte.

120 minutos de intensidad, emoción, lucha, concentración, entrega, disputa...FÚTBOL como decimos. Dos partes, una para cada equipo y 30 minutos más para cardíacos como si de un "bonus track" se tratase donde la constancia tuvo su recompensa porque si en algo ganó el Madrid ayer al Barça, además de en el resultado que no es lo que quiero tratar en el fondo, fue en creer que podían vencer comandados por Mourinho, ese al que llaman entrenador de títulos, no sin razón porque acumula unos cuantos, pero también entrenador de una plantilla, la del Madrid, que ayer dio muestras de una fortaleza psicológica tremenda.

La psicología, que si vemosen la wikipedia, es aquella disciplina que estudia los procesos psíquicos, incluyendo procesos cognitivos internos de los individuos, así como los procesos sociocognitivos que se producen en el entorno social...este ámbito es el considero fundamental en los equipos de Mourinho, esa fortaleza es capaz de superar al que para mi es el máximo exponente del concepto FÚTBOL a día de hoy, el Barça, incluso tras perder ayer.

Alves afirmaba al terminar el partido que no saben jugar de otra forma, sincero él, y eficaz en el 95% por ciento de los casos, pero ese 5% restante es lo que hace al fútbol una disciplina no matemática y en la que el que mejor fútbol, no, perdón, el que fútbol más vistoso y divertido hace, no siempre gana...matices, pero verdades como puños. Grecia ganó una Eurocopa desde el trabajo, la disciplina, el orden, la defensa a fin de cuentas, estrategia, es como el que va a una guerra conocedor de sus debilidades pero tiene que ir, por lo que se prepara y utiliza sus armas, al final, como si de un vietcom se tratara, vence, y no por disponer de mejor equipamiento, mayor tecnología o más recursos humanos, si no que  por optimizar sus recursos e identificar los del contrincante, tratando de minimizar su desventaja, la mayoría de las veces tendrá las de perder, pero la Historia nos enseña que ha lugar para otros finales, sea en Vietnam o en Mestalla.

Ayer noche me lo pasé bien, me divertí, disfruté y sufrí el partido como aficionado madridista y amante del fútbol, porque ayer, colores aparte, ganó el fútbol, repito, obviando el resultado final.

En la primera parte disfruté del orden, la entrega defensiva, las coberturas, el posicionamiento colectivo del Madrid, pero también de los constantes intentos del Barça de superar ese orden sin renunciar a su fútbol a su filosofía de toque, maravilloso, digno de poner en las escuelas de fútbol a los niños para que aprendan, obviando algún que otro rifi-rafe hasta una determinada edad, e imprescindible ya en la última etapa formativa para que esos juveniles llamados a gestas más grandes sepan lo que se van a encontrar, porque, repito el fútbol implica muchas actitudes, no sólo la del tiqui-taca tan periodístico, ya que, como decía el que fue entrenador del que escribe, el fútbol es el deporte más completo que hay, puesto que nace en la cabeza y termina en la punta de los pies...
 
Esa intensidad que vimos en ambos equipos en la primera parte está a la altura de pocos, yo al menos esta temporada sólo se la vi a mayores de a Real Madrid y Barça, al Villarreal en el Camp Nou, pero es imposible de mantener durante 90 minutos, y mucho menos 120...En la segunda mitad, el Barcelona tomó por momentos el timón del partido y logró acercarse a su nivel habitual, pero no fue capaz de batir a Casillas, que, concentrado, es el mejor portero del mundo sin lugar a dudas. Xavi, Iniesta y Messi no encontraron sus espacios y eso se debe al impresionante trabajo de Arbeloa, Pepe, Khedira, Xabi Alonso, Di María...a todo el equipo, porque si el Barça ataca con todo, el Madrid también defiende con todo, de la misma manera que cuando el Barça es el que trata de robar el balón, empieza defendiendo por Villa o Messi y de la misma manera que atacando puede ser Pepe el "9" referente del Madrid. Estrategia, movilidad, física, fortaleza mental...todo eso es fútbol y el que sea incapaz de reconocer que tan digno y difícil de lograr es el tiqui-taca del Barça, como el orden defensivo y fortaleza psicológica del Madrid, es que no sabe de fútbol o no quiere saber...

El "bonus track" final fue el culmen de la épica, el broche final de una batalla de las de antes, cuerpo a cuerpo, sin más tecnología que los razonamientos individuales de cada jugador engranados para que la máquina que es el colectivo funcione a la perfección, el gol de CR7, el resultado de ese engranaje, fútbol en estado puro, recuperación en medio campo, control-pase, dribling, amago, recorte, posesión de balón sin arriesgar un pase complicado, pared, desmarque de rotura, pase al hueco, centro de primeras con rosca, desmarque a la espalda del defensor y remate de cabeza marcando los tres tiempos, subida, suspensión y cabeceo al palo contrario sin que nada pueda hacer el portero

No voy a entrar a decir qué fútbol prefiero, ya quedó claro, como claro quede que quede que como jugador que fui, aficionado que soy y entrenador que quiero llegar a ser, me encantan ambas propuestas, porque ambas son fruto de un arduo trabajo y sacrificio.

PD.- La Copa está en la UCI, como dijo Sergio Ramos, saltó del autobús al ver tanto madridista junto después de 18 años...

No hay comentarios:

Publicar un comentario