viernes, 29 de agosto de 2014

Gracias Xabi

Como aficionado al fútbol, y en especial al buen fútbol, hoy es un día de extrañas sensaciones. Casi me levantaba con la noticia de que Xabi estaba a punto de irse al Bayern de Munich de Guardiola. 

Durante todo el día, y sin llegar a oficializarse el traspaso por ninguno de los dos clubes, escribo esta entrada convencido de su marcha, puedo decir que casi sabiendo las razones, dándolo por bueno para todas las partes, pero con ese regustillo amargo que provoca todo cambio para bien, pero que desnaturaliza el día a día.

En este caso, en el día a día del Madrid, Xabi ya no aparecerá y como otros antes -la figura de Raúl se me viene a la cabeza- se marchan victoriosos tras haber ganado todo pero empujados por no se sabe que fuerza.

Tras disputar 229 partidos con el Real, más que con cualquier otro de los equipos a los que perteneció, campeón de Europa y del Mundo con la Roja, así como de la Champions por partida doble con el Liverpool y el Madrid, de la Liga, Copa del Rey, de la Supercopa de Europa por partida doble...ha decidido afrontar su último reto, jugar en el Bayern de Pep, aprovechar el ofrecimiento tras la lesión de Javi Martínez del club bávaro, firmando su último gran contrato, tanto en lo económico como en lo deportivo. El Bayern es un buen final, antes de su casi segura retirada en su amada Real Sociedad si es posible.

Como decía casi entiendo sus razones: Desde amigo de Mou, pasando por competir en una nueva liga en Europa potente, a la altura de la Premier y la Liga, la llegada de Kroos, exultante campeón del Mundo con Alemania, hasta prepararse para el futuro al lado de Guardiola, másximo exponente del mejor fútbol de los últimos años, o de la otra tendencia futbolística junto con el Mouriñismo...todas valen, pero para mi, la que más importa es su voluntad de querer marcharse, derecho ganado con creces, desde mi punto de vista, por lo que no queda otra que agradecerle los servicios prestados al Madrid como aficionado que soy a este club. 

Así mismo, sirva para reconocerle todo lo bueno que aportó a la mejor selección española que probablemente conoceré en mi vida, "chapeau", ejemplo de persona y jugador, dentro y fuera del campo, exponente de ese "señorío" que se le supone al madridismo pero que pocos son capaces de llegar a transmitir y plasmar con su forma de ser.


Me quedo con un momento, el salto desde la grada y la carrera de la Champions por la banda para celebrar el gol en la final contra el Atleti...emocionante.


GRACIAS y suerte, hasta la vista...

No hay comentarios:

Publicar un comentario