lunes, 17 de septiembre de 2012

Muy aplicable...

Os pego un enlace en el que se trata un tema a mi parecer muy importante y del que aquí en casa conocemos y sufrimos, unos más que otros...



2 comentarios:

  1. En la escuela "municipal" que tenemos, desde sus inicios se tiran por la borda 2-3 años de la formación de los chavales al tocarles dos monitores a los que no pongo nombre, porque, primero, no tienen formación académica, por lo que el carácter y las formas no son las oportunas para educarlos,y segunda, sus conocimientos futbolísticos distan mucho del tipo de conocimientos y preparación que se efectúa en la actualidad. El caso es que al llevar tantos años, los jefes de turno no son capaces de cambiar eso en perjuicio de los niños. Los títulos, qué decir de ellos, antes se los regalaban a los conocidos y ahora te valen 1000€, algo que para el que gana el salario mínimo o menos es imposible, y ya no digamos si tienes hipoteca, hijos o demás, hay otras prioridades. Esa formación se debería impartir a través de las propias escuelas o clubes con el trabajo diario y por técnicos que acrediten estar actualizados en cuanto a conocimientos...Así nos van las cosas, pensadas para enriquecerse unos cuantos a cuenta del esfuerzo y sacrificio, muchas veces imposible, de otros.

    ResponderEliminar
  2. 1º. Los monitores pasamos más tiempo con los niños que cualquier profesor del colegio o instituto por lo que considero que nuestro trabajo no está lo suficientemente valorado.
    2º. Si algún padre detecta que algún monitor no trabaja bien debería realizar lo siguiente: primero, comunicárselo al propio monitor; si esto no funciona, comunicárselo al Coordinador de la Escuela de Fútbol y, si esto no funciona, comunicárselo al Concejal de Deportes del Concello.
    3º. Existen muchos padres que actúan en contra de la educación de sus propios hijos: los presionan para que sean los mejores, protestan demasiado durante los partidos y se ponen en contra del entrenador al más mínimo revés que le suceda a su hijo.
    Hay muchas cosas que mejorar y sólo un camino, LA BUENA COMUNICACIÓN.

    ResponderEliminar